Jueves Santo, el Papa lava los pies a los reclusos: servirse unos a los otros