¿Sin Dios, siguen habiendo derechos humanos? Por Juan Luis Lorda