¿Por qué creer y por qué no creer? Por Antonio Aranda