Papa Francisco, en el miércoles de Cenizas. «La Cuaresma es un despertador del alma»