La sexualidad, don de Dios