Jesús nos obliga de tomar una decisión